Al momento de escribir este post es Septiembre de 2020, un año indescriptiblemente extraño.

Hemos sido testigos de un Mundo que se ha paralizo por completo, cosas que dábamos por sentadas no eran tan así, estructuras que se cayeron a pedazos y todo esto siendo generosos..

En apenas unos meses hemos vivenciado el cambio de paradigma más grande de un tiempo has esta parte. Siendo participes, para bien o para mal, de una «Nueva Normalidad».


Bienvenid@s al Siglo XXI!

Siendo sinceros, no es que estemos hablando de algo nuevo. Muchos de los cambios que estamos viviendo ya se venía gestando desde hace 20 años, o incluso más.

Sacando el hecho de ese extraño virus que al parece surgió cuando un Chino se comió una sopa de murciélago (¿ha que ya lo habías olvidado?)

Muchos de estos cambios no se daban por una cuestión muy simple, el ser humano no quería cambiar. El ejemplo más claro de ello son las famosas clases on-line..

Ahora todo el mundo habla de Zoom y Google Meet como la gran novedad. Debo contarte que los Webinars ya existían mucho antes. Aunque admito que la tecnología es bastante mejor que aquellas salas que supimos usar para VideoConferencias en 2008.

El teletrabajo, esa maravilla (y maldición) de trabajar desde casa es nuevo para muchos, para otros es pan de cada día. Personalmente desde el 2012 no he vuelto a tener un «trabajo» como se lo conoce.


Los 3 Conflictos del Siglo XXI

Todo esto nos trae al tema en cuestión, los 3 conflictos del Siglo XXI que han marcado la vida de las Personas. En algunos casos ha sido gradual (personalmente agradezco formar parte de este grupo), mientras para otras personas ha sido un terremoto que los ha agarrado mal parado.

También están los que ni siquiera se han enterado (o no han querido). Tarde o temprano les va a tocar pasar por estos 3 conflictos.

Antes de continuar, es necesario entender que Conflicto no significa algo negativo. Haciendo una rápida búsqueda en Google se puede definir como «una oposición o desacuerdo entre personas o cosas».

Claro que el problema se da al ser algo completamente opuesto a lo que estamos acostumbrado y por ello la importancia de trabajarlo a tiempo sin llegar al punto que ello nos destruya.


Conflicto Interno

Suele ser el primero en surgir, y al que menos importancia se le da. Llegando a generar grandes daños en la persona a nivel emocional, mental y hasta físico. Lo notamos con fuerza cuando comenzamos a sentirnos vacíos.

Es muy conocido como Desarrollo Personal, y no es casualidad que haya un auge de propuestas para trabajar este tema. Aunque hay que tener mucho cuidado, como te mencione, no siempre se le da la importancia que merece.

Cuando uno escuchar las palabras «Desarrollo Personal» enseguida piensa en un libro de auto-ayuda o una charla motivacional. Habiendo profundizado sobre este tema desde el 2008, te puedo asegurar que esto es solo una minúscula parte.

Tú Desarrollo Personal involucra desde lo que haces al levantarte, lo que comes, lo que lees, como te ejercitas y hasta lo que haces antes de dormir. Pasando, indudablemente por lo que haces para realizar tu propósito de Vida.


Conflicto Externo

Cuando descubres tu propósito de Vida, viene el segundo conflicto y es exteriorizarlo. Sacarlo fuera para compartir nuestros dones con el Mundo.

Esto se puede entender como Desarrollo Profesional. Aquí entra nuestro trabajo, nuestros Proyectos, todo aquello que emprendemos.

Hago un paréntesis para hablar de la palabra «Emprender». Lastimosamente se ha tornada en una palabra abocada a montar un negocio. «Eres emprendedor/a si tienes un micro proyecto donde vendas u ofrezcas algo»

Emprender es manifestar tu mejor versión y compartirlo con el mundo.

Este es uno de los principales motivos por el que los «Emprendedores» fracasan en sus proyectos. Se enfocan tanto en el negocio que olvidan el «Para qué» lo están haciendo.

Cuando eres bueno en algo, que al mismo tiempo te apasiona, buscas la manera de poder compartirlo con los demás. En el momento que lo estás haciendo, el negocio se da solo.


Conflicto Digital

Llegamos al que quizás más salta a la vista. En pleno siglo XXI convivimos a diario con la tecnología. Una maravillosa herramienta que nos facilita mucho la vida y que al mismo tiempo se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para muchos.

Cuando queremos compartir con los demás, sobre todo cuando contamos con un proyecto donde ofrecemos algo, lo primero que se nos viene a la mente es Internet. Desde Whatsapp a toooodas las Redes Sociales, pasando por las páginas web y los e-commerce que tan de moda se ha puesto.

Y acá es donde se comienza a empantanar el terreno…

Primero porque no entendemos que Internet es una poderosa herramienta, siempre que estemos dispuestos a aprender a usarla, así como aprendemos a usar un martillo para clavar un clavo.

Segundo, hay un ‘martillo’ para cada cosa y no ha todos les funciona el mismo. Que a otra persona le funcione, no quiere decir que a ti te funcione.

Me pasa muy a menudo que se acercan personas con la «Super Solución» y contando que hay que usar tal o cual aplicación para tal cosa. Que si Instagram o Facebook, que Snapchat o TikTok, que Whatsapp o Telegram.. y puedo seguir todo el día.

Es en este ruido de posibilidades donde terminamos más confundidos que al principio. Pensando seriamente que debemos realizar una Master en la Universidad de Oxford solo para poder movernos en un Mundo Digital, deseando volver a escribir en piedra con martillo y cincel.

Cuando concebimos Internet como una «Gran Ferretería» llena de herramientas a nuestra disposición, lo único que debemos concentrarnos es en elegir la que mejor nos venga para satisfacer nuestras necesidades.

De aquí en más solo resta parafrasear al gran Steve Job: There’s an app for that (hay una app para eso).


Conclusión

Estoy seguro que luego de leer esto te has identificado con uno o más de estos conflictos.

Como podrás notar, son 3 conflictos que muchas veces pueden pasar hasta desapercibidos. No por ello dejan de ser sumamente importante dado que marcan nuestra vida.

Son Tiempo de #Cambios y nuevos #Paradigmas que nos toca vivir.

De mi parte cuentas conmigo, desde el Coaching y Asesoría Integral, para guiarte en el camino y puedas vivir una Vida Plena superando estos conflictos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *