¿ Cuáles son los principales desafíos de los emprendedores del Siglo 21 ?

Más que un desafío es una gran oportunidad: “Pensar de forma global”

La forma de comunicarnos, de hacer negocios, de emprender, de hacer marketing.. todo está cambiando gracias a la tecnología. 

A diferencia de hace apenas 10 años atrás, uno podía emprender de forma local y guiarse por lo que tenía al alcance. Hoy la tecnología ha cambiado por completo ese paradigma. 

Podemos estar en un País y vender nuestros productos a otro en un “Click”. Las redes sociales nos conectan de forma que nunca hubiéramos imaginado.

Ya no se trata solo de montar un puesto de limonada y esperar que compren los que pasen frente a nosotros. Tenemos la oportunidad de promocionar y vender nuestra limonada a otras provincias, otros países. Hacer publicidad en otro país solo nos cuesta unos pocos dólares y es algo grandioso.

Son tantas las oportunidades que nos brinda internet que el mayor desafío es ser capaces de discernir que es lo que realmente aporta valor a nuestro emprendimiento. Poniendo un ejemplo, tener una página de Facebook porque alguien dijo que es necesario no siempre es la mejor opción para nuestro proyecto.

Las Oportunidades son casi infinitas y dependen únicamente de cada proyecto


¿ Qué hay que tener en cuenta para no atentar contra el espíritu emprendedor?

El gran problema del emprendedurismo es que nadie te incita a emprender. Comenzando por el sistema educativo de Latinoamérica el cual se basa en la era industrial cuando te formaban para producir en cantidades.

Los niños son grandes emprendedores, todos nacemos siendo grandes emprendedores. El problema es la falta de motivación.

Es muy difícil encontrar espacios donde un emprendedor pueda desenvolverse.

Para no atentar contra el Espíritu Emprendedor, lo primero que tenemos que hacer es generar más espacios para emprendedores. Facilitar las herramientas que necesitan y unir contactos. Un Panadero no es Contador o Diseñador Web, sin embargo todos pueden apoyarse y trabajar en conjunto.

Abrirle las puertas a los emprendedores, apoyarlos en lo que podamos, valorar y comprar sus productos. Pero sobre todo, animarnos a emprender.

Emprender es una de las experiencias más maravillosas a la cual podemos y debemos apuntar como seres humanos.

Gracias Facundo Prámparo por la entrevista y a Revista XXI por el espacio para apoyar a personas emprendedoras.