El Mate.. la filosofía que encierra..

Como sabrás (si no sabes te lo cuento) soy uruguayo, y como tal tomo mate. Aunque para mi no es solo “tomar”, el mate es un ritual que disfruto celebrar. De hecho el mate debe ser lo único que esta a la altura de mi guitarra (y eso es decir mucho).

En más de una ocasión me han preguntado: ¿que es el mate? o ¿Por que tomo mate?
Me resulta más fácil hablar del significado de la vida o la existencia Universal, que hablar del mate.

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida.

Se puede decir que es una infusión de yerba sin estar equivocados.. aunque los que conocemos el arte de cebar mate sabemos que es mucho más.

Nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, algo así como rascarse. Algo innato que traemos.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.

Cuando llega alguien a casa la primera frase es “hola” y la segunda ”¿mate?”.

Esto pasa en todas las casas. Sea en la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.
En cualquier época del año, ya sea invierno o verano.
Es lo único en lo que se parecen las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.

Cuando tienes un hijo, le cebas un mate en cuanto te lo pide. Se lo das tibiecito, con azúcar, y se sienten grandes.
Sentís un orgullo enorme cuando un peque de tu sangre empieza a tomar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón..

Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates.
La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿Dulce o amargo?”.
El otro responde: “Como tomes vos”.

El teclado de la compu de un uruguayo tiene las letras llenas de yerba. Y no hablemos del escritorio o del auto..
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre.
Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas.
Y si por alguna razón un día no hay yerba, un vecino tiene y te da.
La yerba no se le niega a nadie.

Es uno de los pocos paises del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí.
El día que un chico pone la caldera al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.
O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

Nadie se acuerda del día en que tomo por primera vez un mate solo.
Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones.

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. (La charla, no el mate.)

Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, hablas mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambia la yerba!”.

Es el compañerismo hecho momento.
Es la sensibilidad al agua hirviendo.
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, “¿está caliente, no?”.
Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
Es la generosidad de dar hasta el final.
Es la hospitalidad de la invitación.
Es la justicia de uno por uno.
Es la obligación de decir “Gracias”, al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse
sin mayores pretensiones que Compartir..


Espero que algún día el camino nos encuentre para compartir unos mates..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *