El Guerrero de la Luz y su Temperamento

El Guerrero de la Luz se permite que un día de su vida sea diferente del anterior.

A él no le da miedo ni llorar por viejas heridas ni alegrarse con nuevos descubrimientos.

Cuando siente que ha llegado la hora, lo deja todo y se lanza a la aventura tan soñada.

Al entender que ha llegado al límite de su resistencia, se retira del combate, sin culparse por haber hecho una o dos locuras inesperadas.


Y no olvides suscribirte para estar informad@ de nuevas publicaciones


Te puede interesar..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *